El modelo híbrido desde mi experiencia

Atendiendo las indicaciones de la Secretaria de Educación Pública respecto al necesario regreso a clases presenciales, urgía adecuar nuestra practica docente para atender a los estudiantes de manera que pudieran socializar, para eso se optó por el modelo híbrido; una modalidad que nos permite seguir cuidándonos y que las posibilidades de contagio sean mínimas. En la institución donde trabajo, se dividieron los grupos en dos cohortes, una asiste a clases lunes y miércoles, la otra cohorte asiste los días martes y jueves, los días viernes todos se atienden de manera digital por una plataforma educativa. Se ha notado el avance en los aprendizajes y los alumno se han motivado por ya estar en su salón de clases y poder ver de manera presencial a sus compañeros y maestros. Mi estrategia clave para este modelo híbrido es articular de manera detallada las actividades de presencial y las actividades a distancia, llevan un seguimiento y nos permiten lograr los aprendizajes esperados. Es importante mencionar que se aplican estrictamente los filtros de corresponsabilidad, el de casa, el de la escuela y el del salón de clases, esto complementa el trabajo presencial en la escuela. Se fomenta también entre compañeros el trabajo colaborativo, compartimos material, experiencias, información de alumnos, siempre de manera profesional y respetuosa. En la actualidad es recomendable la aplicación de este modelo, ya que el centro del aprendizajes es nuestros alumnos y que ninguno debe quedarse atrás, el modelo híbrido nos permite garantizar el derecho a la educación de nuestros NNA. 

Recommend0 recommendationsPublished in Modelo educativo híbrido

Artículos Relacionados

Respuestas

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.