CLASE INVERTIDA DESDE MI PUNTO DE VISTA

Desde una concepción constructivista del proceso de enseñanza y aprendizaje, éste se conceptualiza como un proceso constructivo, cultural y comunicativo.

En este contexto, los procesos de enseñanza y aprendizaje se caracterizan como procesos de construcción de significados compartidos, donde el discurso tiene un rol preponderante como instrumento de mediación, que por su naturaleza semiótica se inserta en la actividad educativa para definirla como actividad discursiva conjunta entre profesor y alumnos.

En efecto, en el aula a través del discurso, el docente hace visibles su comprensión sobre los contenidos curriculares y negocia con los estudiantes el acercamiento a los contenidos. Los alumnos, a través de su discurso, evidencian la comprensión que van haciendo de los contenidos, y ambos en esta actividad discursiva van “poniéndose de acuerdo” para construir un entendimiento compartido de los contenidos, procedimientos y tareas escolares.

Al inicio de una secuencia didáctica el docente y los alumnos poseen distintas parcelas de conocimiento sobre la realidad física y social.

El profesor, como tiene una comprensión más completa y compleja de los contenidos, realiza una “adaptación” para presentar una versión simplificada que pueda entrar en intersubjetividad con el nivel de comprensión de los alumnos. La ayuda del docente al proceso constructivo de los alumnos debe (deseablemente) acoplarse al proceso de aprendizaje de los alumnos. No obstante, a través del lenguaje como instrumento de pensamiento intermental de naturaleza semiótica, el docente induce a sus estudiantes a niveles más complejos de comprensión.

EN CONCLUISIÓN

La descripción de la clase a través de los segmentos de interactividad permite presentar de manera resumida una clase concreta ocurrida en un aula en particular y de este modo dar cuenta de la ocurrencia del proceso de enseñanza y aprendizaje.

La interactividad aparece como una construcción que se va dando a medida que transcurre la clase y los alumnos y la profesora van interactuando. Si bien es cierto que la profesora conduce la clase con una intencionalidad pedagógica, para que la clase se lleve a efecto es necesario la participación tanto de los alumnos como de la docente. Y como la clase tiene una intencionalidad instructional, el triángulo interactivo alumnos-profesor-contenidos, se pone en marcha con la interacción de ambos en torno a los contenidos.

Es importante resaltar que el análisis de los mensajes permitió identificar que cada segmento de interactividad tiene un inicio y un término marcado en el discurso, aspecto que no estaba clarificado en las investigaciones que sirvieron de referencia, de modo tal, que este acierto pasa a constituirse como un criterio operacional para la identificación de los segmentos de interactividad. Este criterio amplía los criterios operacionales derivados del concepto de estructura de participación e identificación de actuaciones predominantes.

Recommend0 recommendationsPublished in Sin categoría

Artículos Relacionados

Respuestas

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.